Hoy el diario La Vanguardia nos ha publicado un nuevo artículo de opinión titulado  “El futuro digital de Europa”. La versión en PDF la pueden encontrar en estos links: versión ES, versión CAT. Y a continuación les reproduzco el texto.

El futuro digital de Europa

En Europa estamos viviendo un cambio de ciclo en el cual el modelo económico y social actual parece estar agotado, y no somos capaces de visualizar cuál tiene que ser el nuevo modelo. El embrollo de opiniones sobre qué hacer para avanzar provoca un gran desconcierto entre la ciudadanía europea. El nuevo modelo tendrá que funcionar en un mundo que se está digitalizando a gran velocidad. Cada vez pasan más cosas del mundo físico al virtual. Muchas serán las consecuencias, como que en el modelo que emergerá ya no serán sólo los anónimos mercados del capital los que moverán los hilos, también lo harán los que hayan creado empresas innovadoras dentro del nuevo mundo digital. Que el talento sea determinante es bueno. Ahora bien, si no se regula adecuadamente, corremos el riesgo que dentro de un tiempo volvamos a reproducir la situación actual y nos encontremos ante un modelo digital agotado. No se tiene que suprimir la libertad de mercado y la iniciativa privada en el mundo digital. Hay que permitir mantener los incentivos de los beneficios en las actividades económicas productivas, factor clave para estimular la innovación y la emprendeduría. Pero son necesarias normas y regulaciones que eviten abusos y garanticen oportunidades para todo el mundo, para la prosperidad sostenida también en el mundo digital. Y sobre todo para que estas nuevas empresas digitales puedan ser competitivas hace falta un espacio digital europeo, no veintisiete. En el seno de las instituciones europeas hay un sólido consenso a favor de más Europa. Lo demuestran iniciativas como lo Agencia Digital Europea. Un plan de acción que aprovecha al máximo las tecnologías de la información y la comunicación, y que establece unas bases sólidas para el futuro digital en Europa. Un plan que se fija objetivos de gran impacto económico y social para nuestro futuro, como la seguridad digital o abordar retos sociales más amplios, como el envejecimiento de la población. Para avanzar en la dirección correcta hace falta una cesión colectiva de soberanía digital hacia una unión digital de Europa. Y hay que hacerlo cuando toca y no fuera de tiempo, como está pasando con aspectos de unión bancaria y fiscal, que se está intentando a deshora y a toda prisa, sin garantías de que en estos momentos sean medidas eficaces.

 

El futur digital d’Europa

A Europa estem vivint un canvi de cicle en què el model econòmic i social actual sembla que està esgotat, i no som capaços de visualitzar quin ha de ser el nou model. El garbuix d’opinions sobre el que s’ha de fer per avançar provoca un gran desconcert entre la ciutadania europea. El nou model haurà de funcionar en un món que s’està digitalitzant a molta velocitat. Cada cop passen més coses del món físic al món virtual. Moltes en seran les conseqüències, com que en el model que emergirà ja no seran només els anònims mercats del capital els que mouran els fils, també ho faran aquells que hagin creat empreses innovadores dins del nou món digital.
Que el talent sigui determinant és bo, no en tinc dubte. Ara bé, si no es regula adequadament, tenim el risc que d’aquí un temps tornem a reproduir la situació actual, i a trobar-nos davant d’un model digital esgotat. Crec que no s’ha de suprimir la llibertat de mercat i la iniciativa privada en el món digital. Cal permetre mantenir els incentius dels beneficis en les activitats econòmiques productives, factor clau per estimular la innovació i l’emprenedoria. Malgrat tot, són necessàries normes i regulacions que evitin abusos i garanteixin oportunitats per a tothom, per a la prosperitat sostinguda també en el món digital.
I, sobretot, perquè aquestes noves empreses digitals puguin ser competitives cal un espai digital europeu, no vint-i-set. El cert és que en el si de les institucions europees hi ha un sòlid consens a favor de més Europa. Ho demostren iniciatives com l’Agència Digital Europea. Un pla d’acció que aprofita al màxim les tecnologies de la informació i la comunicació, i que estableix unes bases sòlides pel futur digital a Europa. Un pla que es fixa objectius de gran impacte econòmic i social per al nostre futur, com la seguretat digital o el fet d’abordar reptes socials més amplis, com ara l’envelliment de la població, per posar alguns exemples.
Per avançar en la direcció correcte cal una cessió col·lectiva de sobirania digital cap a una unió digital d’Europa. I cal ferho quan toca i no fora de temps, com està passant amb aspectes d’unió bancària i fiscal, que s’està intentant a deshora i a corre-cuita, sense garanties que en aquests moments siguin mesures eficaces.