Las grandes empresas son ya conscientes que están ante un nuevo escenario tecnológico, que tiene como base el Cloud Computing, en el que sus negocios deberán adaptarse pensando en unas redes sociales de clientes que esperan interactuar con las empresas en el momento y en la forma que más les convenga: en persona, a través de la red, o las dos cosas a la vez.  Clientes que ampliarán la experiencia de compra con sus dispositivos móviles y los sensores que se incrustaran en todo tipo de objeto.

Pero además, hoy las empresas son estructuras que agrupan actividades realizadas a su vez por centenares de empresas proveedoras (producción, almacenes, logística, proveedores de materiales, proveedores de servicios TIC, franquicias y concesiones, tiendas virtuales, departamentos de marketing, proyección de mercado, …) que generan y consumen datos en tiempo real desde muchos puntos distribuidos por todo el planeta.

El resultado es que se generan, cada vez más, colosales volúmenes de información que deberá analizarse de manera automática en tiempo real para que sea realmente un valor añadido para la competitividad  de la empresa.

Pero como analizábamos ayer con David Carrera, uno de los experto en estos temas en nuestro grupo de investigación, hace falta aún mucho esfuerzo de I+D  para disponer realmente de sistemas de información que puedan gestionar y analizar de manera eficiente los ingentes volúmenes de información que generarán las empresas y organizaciones en el futuro. El modelo de gestión de datos actual está limitado en cuanto a escalabilidad (cuanta información se puede almacenar y de qué manera se puede usar a gran escala y de manera compartida dentro de grandes organizaciones).

Debemos ser capaces de crear “ecosistemas de datos” en los que conviva la información de estos centenares de empresas, de manera integrada en una sola plataforma común, con garantías de seguridad, disponibilidad y rendimiento. Debemos dar respuesta a las nuevas necesidades de gestión de la información que se generan por el hecho de que nuevos sensores incrustados en todo tipo de objetos  se conecten también a la red (lo que se conoce por “Internet of Things”),  generando datos en tiempo real que pueden ser usados en la cadena de valor de los productos.  Debemos ser capaces de usar el paradigma Cloud Computing para almacenar y procesar los datos en el lugar más cercano a donde sean producidos o necesitados los datos, reduciendo los costes fijos de las infraestructuras TIC de los grandes grupos y sus empresas asociadas. Y sobre todo, debemos proporcionar herramientas de análisis de datos que aporten valor al grupo a través del acceso a todos estos datos de manera integral.

Todo ello es lo que se conoce por Big Data. Todo ello representa un reto para las empresas en que esta gestión y análisis de la información a gran escala es crítica para su negocio.  Todo ello es lo que trabajamos en nuestro grupo de investigación en el Barcelona Supercomputing Center  y la UPC Barcelona Tech en colaboración con otros grupos líderes mundiales.

2017-08-09T12:58:09+00:00 November 20th, 2011|